Atención y Compasión: amplía la Sanación

Los métodos de prestar atención contribuyen a la sanación. Entrenarse en prestar atención nos permite apaciguar el flujo de pensamientos y cultivar una porción de calma, claridad e intuición incluso en los momentos más difíciles o tensos. Puede ayudarnos a aprender una forma más medida y sana de lidiar con la tensión externa e interna, de enfrentarnos a la enfermedad de otra manera, de reconocer y soltar la forma habitual de pensar y de influir positivamente en el sentido y calidad de la vida.

Por eso los métodos de prestar atención han afectado positivamente la vida de cientos de miles de pacientes y así se ha presentado en distinta documentación realizada por estudios científicos, como se muestra en www.mindfulexperience.org.  Prestar atención ha afectado profundamente distintos campos de curación y se seguirán ampliando en este terreno.

Actualmente, la compasión empieza a centrar la investigación. Además de la atención, ha surgido la compasión como un campo nuevo y muy interesante para la investigación neurofisiológica en los últimos años. La mayoría de las tradiciones contemplativas han subrayado durante miles de años que la compasión es muy importante y, curiosamente, la investigación reciente indica que las prácticas basadas en la compasión pueden resultar más eficaces para reducir la tensión y crear un entorno de sanación, mejor aún, que las prácticas basadas sencillamente en la atención.

Se pueden ofrecer muchos métodos a los pacientes o clientes a lo largo del trabajo común para que puedan practicar el prestar atención e integrarlo en la vida. Resultan útiles y se pueden integrar y explicar con facilidad métodos como la meditación básica de prestar atención, escanear el cuerpo para aguzar la conciencia del mismo, comer con atención para apoyar la conciencia de los hábitos alimenticios, caminar con atención para ayudar a que la gente se centre en esto durante la jornada, etc.

El curso trata de familiarizarse y explorar el prestar atención y la compasión, que son aspectos naturales y sanos de la mente humana. Los participantes aprenden a reconocer y nutrir estas cualidades inherentes en su propia mente y en las de otras personas, mediante la práctica. Ésta es la base para trabajar con uno mismo y con los demás de forma despierta y compasiva, potenciando así los procesos curativos y transformadores de nuestro trabajo.

Duración del curso: 12 horas