Focusing: una forma de estar presente

Presente: Dícese del momento actual”
Cada un@ vivimos un presente. Pero…, ¿estamos realmente “aquí” y “ahora”? ¿dónde estamos la mayor parte del tiempo? ¿en nuestra cabeza? ¿en nuestras ocupaciones?
Si la vida es un continuo presente, ¿estoy conectad@ con ese flujo de vivencias? ¿Siento mi cuerpo? ¿y mi mente, dónde está? Y mis emociones, ¿a qué me invitan? ¿las estoy escuchando? ¿a qué doy cuerpo?
Para dar voz a nuestro presente hay que perder el miedo a un@ mism@.
Estar presente es estar ahí. Deshacer las barreras para estar sin más. Es una forma de rendirse y confiar, nutriendo esa sensación de que un@ puede descansar en un@ mism@ como  si estuviera en casa.
En nuestros territorios internos hay veces en que estamos ahí, y otras en las que huimos de mil maneras más o menos productivas. Estamos en constante movimiento, ¿cómo conectarse con ese experienciar vital? ¿qué nos detiene? ¿qué nos lo impide?
Lo primero para estar presentes es estar ahí y tener la disposición para ello. Se necesita confianza y coraje para bajar la guardia y dejarse ser.
Estar ahí, observando, escuchando, apreciando, explorando, sintiendo y significando los aconteceres que desbordan y se desdibujan en los mundos internos y externos. Compartimos lugares comunes, conocidos, construidos, y habitamos solos nuestros paisajes interiores. En esos somos los únicos.
Cada uno tiene la capacidad de hacerse más presente en su vida.
No es estar más atentos, es estar más abiertos.
No es estar tan en la cabeza, es escuchar más al cuerpo y al corazón.
No es un esfuerzo, es una fortaleza, y podemos cultivarla.
Nos necesitamos presentes si queremos sentirnos, si estamos en continua afectación con l@s otr@s, si nos configuramos nuev@ y distint@s en cada momento. Nos necesitamos presentes en las alegrías y en las penas, en el frío y en el calor, con nuestr@s hij@s y nuestr@s amig@s, en el amor y en la rebeldía.
Para respirar tu vida te necesitas de cuerpo presente. Tú cuerpo siempre está, durante toda tu vida. Puede que no lo aprecies, pero ahí estás.
Con el Focusing escuchamos y seguimos las sensaciones sentidas de los aconteceres impregnadas en nuestro cuerpo. Con el Focusing exploramos los territorios interiores corporalmente sentidos. Están ahí, producto y proceso de vida.
Si te apetece hacer Focusing, llámame.
El Focusing es una técnica y una filosofía de vida creada por el filósofo y psicoterapeuta Eugene Gendlin. En una sesión de Focusing sentimos los cambios en la dirección de la vida y damos pasos en ese sentido.
Es un acto interno, una forma de estar con nosotros mismos y con el campo de todas las posibilidades implícito en nuestras vidas. Es una capacidad humana universal y natural, pero por nuestro funcionamiento actual no estamos acostumbrados a atendernos de esta forma. No nos paramos a darnos el espacio y la disposición para escuchar nuestros sentires profundos. Y sobre todo, a estar ahí con todos los sentidos.
Focusing es una experiencia vital e íntima que focaliza en estar presente con tu sentir y abrirse al flujo de la vida.
Regalemonos presentes cultivando nuestra presencia.
E. Gendlin decía algo así como: “En todo cuerpo humano, hay alguien ahí dentro, luchando por vivir la vida”
Si quieres que te facilite ese contacto con la vida que hay en ti, contacta conmigo y focalizamos en ti.  La forma es sencilla, cómoda y tranquila.
Being presence; Estando Presente.