La magia de la vida

Contenida en sí misma, abierta, esporada,
penetrada por el sentir
de la contundencia y la impermanencia de las sensaciones
miles de sensaciones en un momento
en el presente, en el ahora.

Asumir su lugar
disponerse, arrojarse a ser
sin más, con todas
simplemente ser y descansar ahí,
en ese vasto y abierto espacio
dentro de la perla de su existencia
su naturaleza intrínsecamente buena,
su bondad fundamental.

Y tocar
la corriente de conexión
enchufarnos con la vida
tomar tierra, alzarse hacia el cielo
y respirar,
fundiéndose con todo.

Sentir, Ser, Tocar, Irradiar.